Elaboración


En la zona de elaboración se dispone de 30 depósitos de 30.000 litros de acero inoxidable con control de temperatura. Para la elaboración de tintos dichos depósitos se llenan de pasta (mezcla de mosto, hollejos, pepitas y pulpa) con 25.000 kg de uva. La temperatura de la fermentación se controla entre 25-30ºC.
En la elaboración tienen lugar dos procesos fundamentales: por una parte, la fermentación alcohólica, donde el azúcares transformado en alcohol y por otro lado, el proceso de extracción de compuestos de las pieles (maceración), que determinará las características del vino final.
Posteriormente tiene lugar una segunda fermentación denominada maloláctica, donde el vino pierde acidez ganando finura y complejidad aromática.